leo-en-la-amistad

El signo zodiacal Leo en la amistad

Al igual que sucede en otros campos como el amor o el trabajo, la amistad es un espacio en el cual se observa claramente la personalidad de los doce signos que conforman el zodíaco occidental. Es evidente como cada perfil posee una manera específica de entender este tipo de relaciones, de cultivarlas y de desenvolverse dentro de las mismas. En las próximas líneas desarrollaremos las características del signo zodiacal Leo en la amistad, conoce a fondo a tus amigos de este signo de fuego.

Leo es un signo dotado de una gran energía y capacidad de realización, autoestima, confianza en sus condiciones, creatividad, generosidad y sentido de protección. Sin embargo, los leoninos y las leoninas también pueden intentar convertirse siempre en el centro de atención y hasta caer en el autoritarismo o el excesivo control. Como sucede con todos los signos, la mente y personalidad de Leo manifiesta tanto aristas positivas como negativas.

¿Cómo son en las relaciones de amistad? Precisamente mostrarán en este campo todas sus cualidades y sus defectos, aunque podría decirse que existen dos grandes grupos de nativos de Leo en términos de amistad. Por un lado, aquellos que no soportan dejar de ser el centro de atención de los grupos ni siquiera un minuto y hacen todo lo necesario para conseguirlo. Por otra parte, existe un segmento de leoninos menos dependiente de la atención ajena, centrado en disfrutar de la amistad y en mostrar sus propias realizaciones pero sin tanto requerimiento de aprobación externa.

Leo en la amistad: el perfil competitivo y demandante

El primer grupo se caracteriza por un fuerte espíritu de competencia, que los lleva a intentar sobresalir en todo momento y lugar. No existe para ellos la posibilidad de ser segundos, por eso exigen que se los trata de esta manera en sus grupos de amigos. De forma constante requerirán ser el centro de atención, como así también llevar el liderazgo y marcar la agenda del grupo. Cuando esa posición se vea amenazada por otro integrante, Leo armará una escena teatral y mostrará sus celos, llevando a cabo todo tipo de acciones hasta lograr recuperar su posición de liderazgo.

A pesar de esta actitud algo caprichosa y excesivamente centrada en el control y la dominación, que puede llevarlos incluso hasta el autoritarismo, los leoninos que se comportan de esta manera también mantienen las condiciones más positivas de su signo, mostrando generosidad con sus amigos y una lealtad inquebrantable. Por supuesto, son voluntariosos, creativos y de gran autoconfianza.

Leo en la amistad: otras características

En otro orden, el segundo grupo de leoninos que indicamos anteriormente ha logrado superar la imperiosa necesidad de aprobación y halago que muestran otros nativos del signo regido por el Sol. En este caso, sobresalen por el propio peso de sus talentos y acciones, pero no a causa de una actitud permanente conducida a intentar sobresalir. Asimismo, no entran en cólera si otro amigo también destaca o ejerce una función de liderazgo. Por el contrario, saben compartir y tampoco desarrollan un espíritu de competencia tan extremo.

En ambos casos, Leo será apreciado por sus amigos por su carácter generoso, por estar siempre a disposición en los mejores y peores momentos y por la alegría y visión positiva que suelen manifestar.